La gestión del capital o money management

gestion-de-capital-introduccion

La gestión del capital o money management, es el conjunto de estrategias que deben ser adoptadas en el ámbito del forex para manejar el dinero, ganarlo y, por lo tanto, reducir los riesgos al mínimo. Más allá del análisis fundamental y del análisis técnico, que permiten identificar los pares de divisas sobre los que vale la pena invertir, la gestión del dinero es un aspecto diverso y complementario, que se ocupa de la optimización del dinero en la cuenta y para eso presta atención al valor de cada operación.

¿Qué es la gestión del capital?

Partiendo del presupuesto de que los beneficios son más altos cuanto mayor es el capital invertido, a través del money management se persigue el objetivo de hacer rendir al máximo el capital para alcanzar jugosos beneficios.

Obviamente, hay otros objetivos paralelos que también deben ser tomados en consideración: por ejemplo, proteger al capital mismo frente a operaciones que no tienen éxito. Una estrategia de money management adecuada, entonces, debe sugerir a un trader la cantidad de dinero a invertir en cada operación individual y en qué medida pueden retirase los beneficios. Pero, antes que nada, debe indicar qué cifra depositar inicialmente en la cuenta.

Cómo comenzar

La base para una estrategia exitosa es justamente el primer pago: hay que recordar que en el momento en que se carga dinero en la cuenta, este sigue siendo propiedad del trader. En otras palabras, se puede disponer de ese capital como se desee, tomando en cuenta que los beneficios son el fruto del capital con que se cuenta y que, generalmente, las plataformas de forex entregan un bonus gratuito al momento del registro, que depende del importe del primer depósito.

De hecho, no todos los brokers son iguales: es importante saber elegir el correcto de acuerdo a los propios intereses y las propias exigencias. Imagínate, por ejemplo, tener que decidir entre un broker que impone un depósito mínimo de 100 euros y da la posibilidad de abrir una posición con apenas 10 euros, y otro que impone un depósito mínimo de 200 euros y da la posibilidad de abrir una posición con apenas 5 euros.

¿Cuál es más conveniente? El primero, de hecho, presupone un depósito mínimo más bajo, lo que puede ser atrayente para quien está dando sus primeros pasos y, por lo tanto, no tiene a disposición un capital muy alto para invertir. En realidad, para un principiante, el segundo es el broker que debe ser tomado en cuenta: haciendo un cálculo rápido, de hecho, se puede observar que el primero permitirá realizar un máximo de 10 operaciones, mientras que con el segundo el número de operaciones que podrán realizarse serán 40 (obviamente, suponiendo que todas finalicen con pérdidas); resumiendo, en el segundo caso hay muchas más oportunidades. De ello se deduce que un money management excesivamente agresivo es desaconsejable porque puede llevar a un fracaso; en concreto: es mejor invertir cada vez una pequeña suma que arriesgar demasiado.

La cautela nunca es demasiada. Es cierto que el forex constituye una inversión de alta potencialidad que se caracteriza por un cierto riesgo: por eso se invierten montos que, incluso en casos de pérdidas, no son tan importantes. Esto equivale a decir que en el forex debe invertirse solo una parte del capital disponible.

Cómo ganar

Si se quiere tener la certeza de ganar seriamente en este mercado, es indispensable establecer una estrategia sistemática de antemano, que permita optimizar y tener bajo control todos los parámetros que están en juego. Es una buena idea, entonces, decidir a priori la cifra máxima que puede invertirse en cada operación, tomando en cuenta obviamente el monto mínimo negociable establecido por el broker.

Si bien es cierto que en el momento en que un trader lleva a cabo una operación está convencido de que la misma será ganadora y por lo tanto destinada a producir un beneficio, también es cierto que resulta oportuno no dejarse llevar por el entusiasmo y evitar invertir demasiado dinero.

Cómo minimizar los riesgos

La mejor solución para minimizar los riesgos es diversificar, "jugando en más escenarios" y estableciendo un límite a no superar por el capital que puede invertirse en cada operación. Una especie de techo, digamos, que puede representar un porcentaje del capital o tener siempre el mismo valor.

En última instancia, sin embargo, es mejor basarse en porcentuales: una cosa es operar con un límite máximo de 100 euros cuando se dispone de un capital de 1000 euros, y otra muy diferente es operar con un límite máximo de 100 euros cuando se dispone de un capital de 100.000 euros. Esta es la razón de porqué es mejor recurrir al porcentaje variable, dado que es proporcional al monto que hay en la cuenta: es un método que se caracteriza por su flexibilidad y que tiene la capacidad de adaptarse de modo óptimo a las más diversas circunstancias.

Siempre hablando de porcentuales, una buena norma es no arriesgar jamás un porcentual superior al 30% en un solo día: una serie de inversiones negativas, de hecho, sería muy difícil de enfrentar, no solo desde el punto de vista monetario sino también en el plano psicológico.

Este último es un aspecto que no se debe subestimar: el trader exitoso no es una calculadora rígida y privada de sentimientos, sino que hace de su propias emociones y de su convicción dos puntos de apoyo de los que no puede prescindir. Además, basarse en los porcentuales quiere decir poder contar con beneficios optimizados cuando las cosas salen bien (si el capital crece porque se está ganando, la inversión aumenta en cada operación) y tener pérdidas menores cuando las cosas salen mal.

Para minimizar los riegos, por otro lado, es útil también recurrir a stop loss protectores, capaces de contener las pérdidas potenciales da cada operación: claramente no se puede exagerar porque en cada caso el stop loss debe permitir un cierto margen de maniobra. In medio stat virtus dice el sabio refrán latino: se deben evitar los stop loss demasiado amplios pero también aquellos muy estrechos. Para entender lo que resulta adecuado, sin embargo, se requiere de experiencia.

La gestión del capital

Uno de los secretos de la gestión del capital cuando se hace forex es jamás cambiar la propia estrategia durante la marcha. Un poco como aquellos que, últimos en la autopista, pasan de un carril al otro porque ven que en el de al lado los automóviles van más rapido, para luego volver a cambiarse otra vez y así sucesivamente. Al final, se encuentran siempre entre los mismos autos.

En el forex es lo mismo: no se puede pensar en saltar de una estrategia a otra apenas las cosas salen diferente a lo que se espera, porque la perseverancia y la disciplina están destinadas a dar sus frutos.

Otro aspecto que debe ser evaluado con atención es la gestión de los retiros. En el caso de que los beneficios se acumulasen y las ganancias aumentaran de forma continua, ¿el dinero debe ser retirado de inmediato o invertido nuevamente? La palabra final es siempre la misma, disciplina.

Además se requiere de planificación: para esto puede ser útil crear una hoja de cálculo en Excel en la que anotar el nivel del capital semana a semana, de forma tal de tener un control absoluto sobre las propia actividad del trading y sobre su dirección. De esta manera, visualizando la diferencia entre el capital inicial y el capital final considerada en un cierto marco temporal (una semana, un mes, y así sucesivamente), se puede comprender qué beneficios pueden ser retirados.

El consejo es maximizar los beneficios: para hacerlo debe maximizarse también el capital a disposición. Una idea podría ser retirar una parte de las ganancias una vez al mes, casi como si se estuviera cobrando un sueldo, pero mucho depende también de los objetivos que uno se propone. Está claro que después de haber retirado una parte de los beneficios el proceso de acumulación del capital se vuelve más lento, lo que se traduce en una reducción de las ganancias en el largo plazo.

Los expertos recomiendan retirar, una vez al mes, un número comprendido entre el 30% y el 70% de las ganancias obtenidas en las cuatro semanas previas. Atención: se está hablando aquí, obviamente, de un porcentaje sobre las ganancias netas, y por lo tanto obtenidas respecto al capital inicial. Está prohibido, entonces, considerar un porcentaje sobre el capital total. Para concluir, el trading no tiene nada que ver con un juego: debe ser considerado un trabajo, en cuanto exige un trading plan específico, que se base sobre el análisis de datos, el estudio y la investigación.

El tiempo, finalmente, es un aliado y no un enemigo: está prohibido tener prisa, porque es a largo plazo donde se observan verdaderamente los resultados.