Forex – Los pares de divisas

pares-de-divisas-introduccion

Dado que, como hemos ya visto, el forex no es otra cosa que la compra de una divisa al mismo tiempo que se vende otra, un concepto con el que es importante familiarizarse si se desea entender bien el sector es el de pares de divisas.

Básicamente, en el momento en que se compra una divisa, es como si se la comprara contra otra divisa. Para dar un ejemplo concreto: queriendo pagar en euros una compra de dólares, para saber cuántos dólares se recibirán por un euro se debe recurrir al cambio EUR/USD. Por otro lado, la información inversa proviene del cambio USD/EUR, que permite conocer cuántos euros se necesitan para comprar un dólar.

El par de divisas es justamente la relación entre las dos divisas: tal relación puede ser definida como Mayor (Major), Menor (Cross) o Exótica (Exotic). Una relación Mayor incluye una de las divisas principales junto al dólar estadounidense; una relación Menor no incluye al dólar estadounidense; una relación Exótica incluye una divisa secundaria (que es definida como exótica), es decir escasamente cambiada.

La divisa base y la divisa cotizada

pares-de-divisas-divisa-base-y-divisa-cotizada

En un par de divisas, se diferencia entre la divisa base y la divisa cotizada: la divisa base es la primera, es decir la que precede a la barra /, mientras que la divisa cotizada es la segunda.

Por ejemplo, en el par EUR/USD, EUR es la divisa base, mientras que USD es la divisa cotizada. La divisa base siempre tiene un valor equivalente a 1: en el momento en que se compra EUR/USD se está comprando la divisa base, en euros, y se está vendiendo la divisa cotizada, en dólares estadounidenses.

La correlación entre divisas

Las divisas están correlacionadas entre sí: esto significa que, en el momento en que un par de divisas baja, otro puede subir. Cuando se habla de correlación entre divisas se hace referencia al movimiento de dos pares de divisas, que puede ser igual, contrario o casual, considerado en un cierto marco temporal. Como las monedas siempre se cambian de a pares, no es posible que una divisa fluctúe por si sola.

Conocer las correlaciones entre pares de divisas es indispensable en el forex, a menos que se opte por una estrategia en función de la cual se deba invertir únicamente en un par a la vez. La correlación se expresa mediante un coeficiente específico que toma justamente el nombre de coeficiente de correlación y puede estar comprendido en un intervalo entre -1 y +1. En concreto, el coeficiente de correlación es -1 cuando hay una correlación negativa perfecta, es decir, cuando dos pares de divisas se mueven en direcciones contrarias la una de la otra el 100% de las veces. El coeficiente de correlación es, en cambio, +1, cuando hay una correlación positiva perfecta, es decir, cuando dos pares de monedas se mueven en la misma dirección el 100% de las veces. Finalmente, el coeficiente de correlación es 0, cuando hay una correlación neutral, es decir, cuando los pares son completamente independientes y su movimiento no sigue ningún tipo de correlación.

Se habla de una correlación positiva cuando los dos pares de divisas bajo análisis se mueven en la misma dirección y de una correlación negativa cuando los dos pares se mueven en direcciones opuestas.

pares-de-divisas-correlaciones

Como se puede intuir fácilmente, es raro encontrar un coeficiente de correlación +1 o -1; con más frecuencia el coeficiente tiene un valor con dos números decimales, dado que la correlación perfecta entre dos pares es un hecho esporádico. Para conocer la correlación entre los pares de divisas se recurre a unas tablas determinadas.

Los principales pares de divisas

Los pares de divisas principales son: euro/dólar USA (es decir EUR/USD); dólar USA/yen japonés (es decir USD/JPY), libra británica/dólar USA (es decir GBP/USD); dólar USA/franco suizo (es decir USD/CHF).

Existen también, los pares de divisas Commodity, que representan divisas asociadas a bienes de primera necesidad: al oro se asocia el par dólar neozelandés/dólar USA (NZD/USD) y el par dólar australiano/dólar USA (AUS/USD), mientras que al petróleo se asocia el par dólar USA/dólar canadiense (USD/CAD).

Como se puede observar, todos los pares de divisas principales comprenden al dólar americano; ya hemos dicho que en ausencia de USD lo que hay es una relación Menor (o Cross). Los principales pares Menores comprenden la libra británica, el yen y el euro; por lo tanto: el par euro/franco suizo (conocido como Euro Swissy); el par euro/libra británica (conocido como Euro Pound); el par euro/dólar canadiense (conocido como Euro Loonie); el par euro/dólar australiano (conocido como Euro Aussie); y el par euro/dólar neozelandés (conocido como Euro Kiwi).

Esto en cuanto a los pares que comprenden al euro. Existen además aquellos que incluyen al yen (euro/yen, libra/yen, franco suizo/yen, dólar canadiense/yen, dólar australiano/yen, dólar neozelandés/yen), aquellos que incluyen a la libra (libra/franco suizo, libra/dólar australiano, libra/dólar canadiense, libra/dólar neozelandés) y otros pares que no comprenden ni al euro, ni al yen ni a la libra esterlina (dólar australiano/franco suizo, dólar australiano/dólar canadiense, dólar australiano/dólar neozelandés, dólar canadiense/franco suizo, dólar neozelandés/franco suizo, dólar neozelandés/dólar canadiense).

La volatilidad de los pares de divisas

Los pares de divisas son todos, en mayor o meno medida, volátiles. La volatilidad puede describirse como una variación en un determinado período de tiempo; esto no quiere decir que tal característica sea necesariamente negativa, sino que para definirlo es necesario tomar en cuenta el objetivo del trading.

En pocas palabras, la volatilidad corresponde a la oscilación en la tasa de cambio de una divisa específica: se trata de un valor que es muy importante para monitorear a medio y largo plazo una determinada tendencia; analizándolo se puede comprender si vale o no la pena invertir. Cuando mayor es la volatilidad, más puede aumentar o disminuir la tasa de cambio. En condiciones de volatilidad elevada, en un marco temporal relativamente corto, el precio de una moneda puede variar, incluso significativamente, tanto en una dirección como en la otra.

Por otro lado, a una volatilidad baja se corresponde una tasa de cambio con una oscilación también baja, que se materializa en una variación constante a lo largo del período considerado. Se habla de volatilidad también para identificar y cuantificar el riesgo, en un período de tiempo, del par de divisas: la volatilidad puede ser expresada con un número absoluto o como un porcentaje de acuerdo a un valor inicial, y tiene un valor de referencia anual. En pocas palabras, hablar de volatilidad quiere decir hablar del riesgo que el forex implica.

La liquidez de las divisas

Otro tema importante es el de la liquidez: en el forez la liquidez es el importe correspondiente al volumen de compra y venta considerado en un momento específico.

A diferencia de los intercambios financieros y comerciales tradicionales, que representan todo el volumen tratado, en el intercambio de moneda juega un rol importante la especulación: es por esta razón que se habla de liquidez especulativa. La mayor parte del volumen de trading en el forex proviene de los traders que compran y venden tomando en cuenta las oscilaciones de precios del día.

El alto nivel de liquidez del forex determina una notable facilidad para la compra y la venta de divisas por quien sea. Un mercado líquido, como es el del forex, permite que volúmenes de intercambio altos tengan un efecto limitado sobre las oscilaciones del precio.

Para un inversor, como es evidente, esto es una ventaja que no puede ser subestimada, dado que influye sobre la capacidad con la que puede cambiar el precio en un determinado período de tiempo. El forex, en síntesis, se caracteriza por un volumen de negocios diario y por cifras de intercambio que no pueden compararse ni siquiera mínimamente con los de otros mercados financieros; esta es la razón por la que este mercado de divisas tiene una liquidez excepcional, suficiente como llamar la atención de los traders con intenciones de especular con las oscilaciones de las tasas de cambio de las monedas, atraídos ante la posibilidad de encontrar fácilmente a una contraparte interesada en el intercambio.

Los volúmenes de intercambio

Los volúmenes de intercambio de divisas permiten entender y conocer más de cerca al mercado: en el momento en que, en un determinado período de tiempo, se lleva a cabo un número significativo de intercambios, significa que muchos compradores y vendedores han encontrado un precio adecuado. Los mejores traders son aquellos que logran identificar los períodos de calma, cuando ocurre la consolidación, porque están caracterizados por un volumen más reducido.

El indicador de volumen, en pocas palabras, expresa qué cantidad de una determinada divisa es intercambiada en el marco temporal considerado, que puede ser un día entero o una hora específica. En general, el indicador de volumen es útil cuando se adoptan time frames altos, y por lo tanto cuando se trabaja con análisis a largo plazo. Reduciendo los marcos temporales, en cambio, es más probable que del indicador se infieran señales erróneas.

Los pips

pares-de-divisas-los-pips

Al operar sobre un par de divisas, hay que ocuparse del pip, del que ya hemos hablado en el primer capítulo de esta guía: con este término se hace referencia al movimiento de un par de divisas. Por ejemplo, un par NZD/YSD a 1,2467 con un movimiento a 1,2469 se caracteriza por un movimiento de 2 pips.

Otro ejemplo puede ser útil para comprender el mecanismo. Tomemos un par de divisas EUR/NZD a 1,1353/1,1355: el trader compra 10.000 euros con un gasto de 1,355 dólares neozelandeses. Para calcular el valor del pip, es necesario multiplicar 0 ,0001 x 10.000: en este caso es 1 dólar. Obviamente, los traders no tienen que realizar cálculos complicados porque todo se realiza automáticamente gracias al software de las plataformas con las que se opera. Eso no quita, por supuesto, que familiarizarse con los pips y saber cómo se calculan sea muy importante para tomar las mejores decisiones posibles.

El spread

pares-de-divisas-el-spread

Lo mismo vale para el spread, que corresponde a la diferencia entre el precio Bid y el precio Ask. Recordemos que el precio Bid no es otra cosa que el precio al que se puede vender, mientras que el precio Ask es el precio al que se puede comprar.

Generalmente, la liquidez reducida de un mercado provoca un spread alto: quiere decir que los brokers no están muy dispuestos a realizar operaciones. La tipología del spread cambia, en el forex, de acuerdo a los brokers por los que se opera: algunos, por ejemplo, utilizan spread fijos, de forma tal que los traders sepan de antemano con qué spread contarán.

En el caso de un spread variable, en cambio, ocurre una fluctuación que es provocada por las condiciones del mercado: el spread es bajo cuando hay buena liquidez y aumenta cuando la liquidez baja.