Los indicadores y los osciladores

Los indicadores y los osciladores son herramientas que permiten examinar el comportamiento de los precios: en concreto, los primeros no tienen un rango predeterminado de valores y se mueven, habitualmente, a lo largo de una línea de equilibro que en general va de 0 a 100; los segundos, en cambio, tienen un rango predeterminado de valores y se calculan de acuerdo a una formula de normalización para la que se debe determinar el valor mínimo y el valor máximo que pueden ser alcanzados.

En pocas palabras, si para los indicadores no existen límites desde el punto de vista de los valores que pueden alcanzar, los osciladores se mantienen siempre dentro de una franja bien precisa: en el momento en que se alcanzan las zonas extremas, se ponen en evidencia condiciones de fuerza respecto al comportamiento de los precios.

Tales zonas extremas toman el nombre de hipervendido o de hipercomprado. Si se llega a una zona de hipervendido, el ingreso y la salida sucesiva del oscilador dentro y fuera de la zona extrema representa una señal de compra; si se llega a una zona de hipercomprado, en cambio, representa una señal de venta.

Los osciladores son, en cierta forma, las bases que permiten desarrollar las estrategias de trading: pueden ser integrados sin problemas a otras herramientas y representar un filtro a estrategias de otro tipo.

Las medias móviles

Las medias móviles, o promedios, son indicadores constituidos por líneas que siguen a los precios: el promedio de los precios en un determinado marco temporal permite resumir el movimiento de los propios precios.

De acuerdo a los casos, se habla de media móviles exponenciales y de medias móviles simples: las primeras dan mayor valor a los precios más recientes, mientras que las segundas asignan el mismo valor a todos los precios, independientemente de su distancia en el tiempo. Las medias simples son también llamadas SMA, acrónimo de Simple Moving Average, mientras que las medias exponenciales son también conocidas como EMA, acrónimo de Exponencial Moving Average.

osciladores-e-indicadores-medias-moviles

Para el cálculo de las medias se recurre a los períodos, que corresponden a los precios calculados y representados con este objetivo: una media móvil es tanto más rápida cuanto menor es el número de períodos utilizados, dado que se mueve rápidamente y permanece cercana al precio; en consecuencia, una media móvil es tanto más lenta cuanto mayor es el número de períodos utilizados, dado que reacciona poco respecto al precio y permanece lejos de él la mayor parte del tiempo.

Las medias móviles pueden ser utilizadas de forma individual o por pares. En el primer caso, en el gráfico se observa una sola media móvil y se controla cuándo el precio la supera o se le aproxima; el trend cambia en el momento en que cruza hacia el alza o la baja. Cuanto más lenta es la media móvil, y por lo tanto más alto es el número de períodos, más raros son los cruces (o crossovers). Si se elige trabajar con un par de medias móviles, en cambio, la modificación de la tendencia queda en evidencia en el momento en que la media rápida y la media lenta se cruzan en una dirección.

osciladores-e-indicadores-cruce-de-medias-moviles

Entre las dos medias se crea un espacio que toma el nombre de zona de resistencia dinámica: en concreto, cuando el precio alcanza esta zona es rechazado y da origen a velas con sombras en la parte superior; de forma alternativa puede suceder que los precios se compriman, y en este caso las velas formadas por el precio serán muy achatadas, con sombras tanto por encima como por debajo.

Las bandas de Bollinger

También las bandas de Bollinger son indicadores empleados en el forex: su función es medir la dirección y la volatilidad de los mercados. Se trata de indicadores de análisis técnico muy populares: no sirven para predecir en qué dirección irán los mercados, sino solamente para identificar períodos de alta volatilidad o períodos de baja volatilidad.

Si nombre deriva del de su creador, John A. Bollinger, que las inventó en los años ochenta a partir de la intuición de que en los mercados la volatilidad no es estática, como se sostenía hasta ese momento, sino dinámica. Las bandas de Bollinger se basan, concretamente, en tres curvas, que se dibujan de acuerdo al comportamiento de los precios. Los trends de plazo medio son medidos por las Media Móvil Lineal, que corresponde a la banda central; además están la banda superior, que se calcula sumando dos veces la desviación estándar sobre la Media Móvil Lineal, y la banda inferior, que se calcula restando dos veces la desviación estándar sobre la Media Móvil Lineal.

La volatilidad es tanto más elevada cuanto mayor sea la amplitud de las bandas; de esto se deduce que la volatilidad disminuye en el momento en que hay bandas convergentes. Se recurre a las bandas de Bollinger, habitualmente, para definir los niveles máximos y los niveles mínimos de un cross: en la práctica, cuando el valor del cross alcanza la banda inferior se decide comprar, mientras que cuando alcanza la banda inferior se decide vender.

osciladores-e-indicadores-bandas-de-bollinger

Si las bandas son anchas, entonces los precios son volátiles y variables; es probable, en cambio, que ocurra un cambio de precio imprevisto si las bandas se vuelven más delgadas. Una caída de los precios es previsible cuando los precios tocan la banda superior, porque se puede suponer un rebote interno de la banda: cuanto más se ve forzada por los precios la banda superior, más real se vuelve la señal de una baja. La sugerencia, en casos como estos, es cerrar las posiciones abiertas y no abrir otras nuevas. Un aumento de precios, en cambio, es previsible cuando las curvas tienen un comportamiento opuesto, con los precios que tienden a tocar la banda inferior.

Fibonacci

Los retrocesos de Fibonacci pueden ser ubicados entre los indicadores más utilizados: muy difundidos en el ámbito del análisis técnico, se utilizan con el objetivo de predecir el comportamiento de los precios.

Vale decir que cualquier plataforma permite identificar los niveles de retroceso de forma automática, lo que simplifica mucho el trabajo de un trader: resulta, así, fácil identificar los precios objetivo que probablemente serán alcanzados. Los retrocesos de Fibonacci hacen referencia a la sucesión de números que el matemático homónimo descubrió en el siglo XIII: se trata de una cadena que comienza con un par de unos y prosigue con una secuencia de números, cada uno de los cuales corresponde a la suma de los dos números por los que fue precedido. Por lo tanto, 1 – 1 – 2 (porche 1 + 1 es 2) – 3 (porque 2 + 1 es 3) – 5 (porque 3 + 2 es 5) – 8 (porque 5 + 3 es 8) y así sucesivamente.

En el forex, los retrocesos de Fibonacci se corresponden con valores porcentuales que provienen de la relación entre emparejamientos específicos de los números que conforman la sucesión: valores porcentuales que —ha sido comprobado— funcionan como referencias en cuanto a los trends de precios en los mercados financieros. No está de más decir que incluso los mejores traders no saben explicar por qué los números de Fibinacci pueden ser asociados a los niveles de precios de los pares de divisas: lo que importa, en realidad, es saber usarlos.

Los retrocesos son bien precisos: 23,6; 38,2; 50; 61,8; 76,4 y 100. Son valores porcentuales, aunque habitualmente y por comodidad el símbolo de porcentual no suele indicarse. El nivel de 76,4, a decir verdad, en la mayoría de los casos no se toma en cuenta, porque es considerado de poca importancia. Los retrocesos se dibujan tomando como referencia un trend dominante, que caracteriza el comportamiento de la cotización tanto desde el punto de vista del intervalo de tiempo analizado, como desde el punto de vista del rango de precios.

Una vez que fue definido el máximo a partir del cual el precio ha comenzado a descender, se pueden dibujar los retrocesos. Como ya fue mencionado anteriormente, en las plataformas de intercambio el trazado es automático y solo se necesita especificar el máximo y el mínimo del trend dominante. De acuerdo a si se derivan de un trend dominante bajista o de uno alcista, los retrocesos de Fibonacci pueden tener una dirección decreciente o creciente. Luego de que fueron identificados los retrocesos de Fibonacci, producto de haber definido el trend dominante, para cada retroceso se cuenta con los niveles de precio asociados, que representan las resistencias y los apoyos de cara a su comportamiento futuro.

Cada nivel de Fibonacci se corresponde con un objetivo definido. El retroceso 23,6 es alcanzado por casi todos los retrocesos: en el momento en que se supera, se está frente a una contratendencia en fuerte crecimiento. El retroceso 38,2 representa la superación del 23,6 y es considerado muy importante a fines de que continúe la contratendencia. El retroceso de 50, en realidad, no refiere a Fibonacci, pero de todas formas es considerado importante por el mercado. El retroceso 61,8, finalmente, es alcanzado solamente por las contratendencias que pueden contar con el apoyo del mercado.

osciladores-e-indicadores-retrocesos-de-fibonacci

Con los retrocesos de Fibonacci se tiene la oportunidad de hacer hipótesis sobre el comportamiento futuro de los precios y tradear sobre la base de los niveles de retrocesos que se espera: en concreto, se aguarda hasta alcanzar un determinado nivel objetivo como consecuencia de la caída del anterior, lo que quiere decir que se abren posiciones en los intervalos entre un retroceso y el otro.

MACD

También el MACD es uno de los indicadores que son empleados en el forex: se trata del acrónimo de Moving Average Convergence Divergence y señala la convergencia y la divergencia de un par de medias móviles, con el objetivo de producir señales de venta o de compra. Si las líneas de las dos medias móviles se aproximan progresivamente y terminan por cruzarse se habla de convergencia; si, en cambio, las líneas se alejan la una de la otra se habla de divergencia.

El MACS está constituído por un histograma (en la imagen debajo las pequeñas barras verticales hacia arriba o hacia abajo respecto a la línea central), que toma el nombre de Central Line, mientras la convergencia o la divergencia están determinadas por la Signal Line.

osciladores-e-indicadores-macd

Cabe aclarar que el MACD no puede ser utilizado para establecer los niveles de hipervendido o de hipercomprado, pero puede ser usado en modo eficaz con el objetivo de comprender de qué manera puede ser abierta una posición, recurriendo a la Signal Line (o línea de señal, dependiendo de como se la quiera llamar). Si la Fast Line atraviesa la línea desde abajo hacia arriba, se está frente a una señal de compra; si, en cambio, la atraviesa desde arriba hacia abajo, es está frente a una señal de venta.

RSI

Otro de los indicadores útiles en el ámbito del forex es el RSI, acrónimo de Relative Strength Index: se recurre a él con el objetivo de medir cambios en un precio y, por lo tanto, para comprender si el cross está en una situación de hipervendido o de hipercomprado. En español se lo denomina también índice de fuerza relativa: parecido al oscilador estocástico, del que hablaremos en breve, se basa en un período estándar de 14, pero puede ser configurado también de acuerdo a otros parámetros; cuando se aumenta el número de períodos se obtienen curvas menos evidentes y un indicar menos reactivo. Es desaconsejable, de todas formas, utilizar períodos demasiado bajos o demasiado altos, porque bajo estas circunstancias existe el riesgo de que aumente el numero de falsos positivos. En el gráfico, el RSI no es otra cosa que una línea que oscila entre 0 y 100.

osciladores-e-indicadores-rsi

Deben tomarse en consideración, particularmente, la zona por encima del valor 70 y la zona por debajo del valor 30: la primera indica una condición de hipercomprado, mientras que la segunda indica una condición de hipervendido. Es en estas zonas donde es más probable una inversión del precio. La línea central en 50, por otro lado, es también importante porque permite comprender cuál es la dirección que prevalece en el cross, de acuerdo a la oscilación de la línea de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba.

Obviamente, una situación de hipercomprado (overbought) o de hipervendido (oversell) no se corresponde siempre con una futura inversión: puede ocurrir, por ejemplo, que situaciones de este tipo se prolonguen durante días o incluso durante semanas. Esta es la razón por las que las plataformas permiten ingresar el RSI con una media móvil, para tener a disposición dos herramientas y no una sola.

El oscilador estocástico

El oscilador estocástico es, justamente, un oscilador que define los mínimos y máximos del mercado: se recurre a él con el objetivo de identificar las situaciones de hipervendido y de hipercomprado. El valor del oscilador escolástico, habitualmente, está comprendido entre 0 y 100: la situación es de hipervendido cuando las líneas se encuentran por debajo de 20, mientras que es de hipercomprado cuando las líneas están por encima de 80. Esto no quita, que, en casos específicos, estos parámetros puedan modificarse ligeramente para adaptarse a las circunstancias.

osciladores-e-indicadores-oscilador-estocastico

El oscilador estocástico está formado por dos curvas, la fast stochastic y la slow stochastic. La fórmula para calcula la fast stochastic es % K = 100 * [(CIERRE - MINn) / (MAXn - MINn)]. CIERRE es el precio de cierre del día analizado, MINn es el mínimo de los últimos n días y MAXn es el máximo de los últimos n días. Se obtiene, por lo tanto, una comparación entre el precio mínimo de un cierto marco temporal y el precio de cierre más reciente. La fórmula para calcular la slow stochastic, en cambio, es % D line = media móvil (% K).

Se trata simplemente, de hecho, de una media móvil, cuyo objetivo es filtrar los movimientos y las variaciones de la fast stochastic para generar un efecto de crossover. La fast stochastic, en términos prácticos, es el porcentual del precio de cierre. Si el estocástico se encuentra en el rango 0-20, la situación es de hipervendido: la posición, sin embargo, podría cambiar rápidamente y por lo tanto puede ser que se esté frente a una inversión alcista. Si el estocástico se encuentra en el rango 20-80, la situación es de oscilación: se puede hablar de una franja neutra, y corresponde al trader evaluar cómo podría continuar el trend. Finalmente, si el estocástico se encuentra en el rango 80-100, los precios están alcanzando el máximo y normalmente se hace una inversión bajista.