Cómo comprimir archivos de video

¿Te gustaría cargar algunos videos en tu tablet pero, así tal como están, los films ocuparían toda la memoria de tu dispositivo? No te preocupes. Existen muchísimos programas gratuitos que permiten convertir y comprimir archivos de video de una forma extremadamente rápida y sencilla. Si lo deseas te puedo presentar algunos.

Hagamos esto: dedícame cinco minutos de tu tiempo —ni un solo segundo más, ¡te lo prometo!— e intenta descargar alguna de las aplicaciones que estoy a punto de indicarte. Se trata de conversores gratuitos para Windows y Mac OS X que permiten crear videos perfectamente optimizados para smartphones, tablets, reproductores multimedia y consolas de videojuegos de cualquier marca. Y todo eso con no más de cuatro o cinco clics.

¿Qué dices? ¿Te gustaría poder regular libremente la calidad y la resolución de los videos a obtener? Bueno, si sabes bien dónde meter las manos y sabes calibrar de forma correcta estos parámetros, bienvenido. Los programas de los que estoy a punto de hablarte permiten hacer también eso: a continuación encontrarás explicado todo con lujo de detalles. ¡Que te diviertas!

Comprimir archivos de video en Windows

¿Has escuchado alguna vez hablar del Video to Video Converter? Evidentemente no. Entonces déjame que te lo presente: se trata de un excelente conversor gratuito capaz de trabajar con todos los principales formatos de archivo de video, tanto de entrada como de salida. Es muy fácil de usar, no necesita ser instalado para poder funcionar y pone a tu disposición una amplia gama de perfiles listos para utilizar que permiten crear videos optimizados para smartphones, tablets y otros dispositivos.

Para descargarlo en tu PC, ingresa a su sitio web oficial y haz clic primero sobre el botón Download y luego sobre la entrada Click here to download ZIP archive. Abre entonces el archivo zip que contiene la aplicación, extrae su contenido en una carpeta de tu elección y lanza el ejecutable vv.exe.

En la ventana que se abre, configura el español como idioma a utilizar en la interface del programa y haz clic sobre OK para acceder a su pantalla principal. Arrastra entonces los videos a comprimir al recuadro blanco que se encuentra en el centro de la ventana del Video to Video Converter y elige alguno de los perfiles de conversión ofrecidos por el software. Puedes seleccionar un tipo de archivo específico, por ejemplo AVIMP4, o puedes dirigirte a las pestañas Apple, AndroidMóvil, etc. y seleccionar un formato de video dedicado exclusivamente para un tipo de dispositivo (ej. iPhone, PSP, smartphone Android).

Una vez que hayas indicado el formato de salida, si lo deseas, puedes ajustar la resolución y la calidad de los videos de salida seleccionando una de las opciones presentes en los menús desplegables CualidadTamaño de video, ambos situados en la barra lateral de la derecha. Claramente, cuanto más bajo sea el nivel de calidad y/o el tamaño de la resolución elegida, menor será el peso de los videos de salida.

Una vez que hayas configurado también estos parámetros pulsa sobre OK, selecciona la ruta en la que deseas guardar los archivos convertidos haciendo clic sobre el ícono de la carpeta que se encuentra abajo a la derecha, y lanza el proceso de compresión/conversión de los videos haciendo clic sobre el botón Convertir. Más fácil, imposible.

Comprimir archivos de video en Mac

De la fauna de conversores disponibles para Mac, creo que es una buena idea recomendarte el Adapter, que es completamente gratuito, soporta todos los principales formatos de archivos de video e incluye diferentes perfiles de conversión estudiados de forma específica para smartphones, tablets y consolas de videojuegos.

Para descargar el Adaptar en tu ordenador, ingresa al sitio web del programa y pulsa sobre el botón Download. Con la descarga completa, abre entonces el paquete dmg que contiene el software, arrastra el ícono que hay en su interior a la carpeta Aplicaciones del OS X y ¡listo!

Llegado a este punto, para comprimir archivos de video con tu Mac lo único que tienes que hacer es lanzar el Adapter, hacer clic sobre el botón Continue para aceptar la descarga y la instalación del FFMPEG (un componente gratuito necesario para que la aplicación funcione) y arrastrar los videos a "achicar" en la ventana que se abre.

Dirígete entonces al menú Video ubicado en la parte inferior y selecciona el formato de salida al que deseas convertir tus videos. Puedes elegir entre formatos de archivo genéricos como AVI, MP4MKV (en el menú Video > General) y tipologías de video optimizadas de forma específica para diferentes dispositivos (dirigiéndote a los menús Video > AppleVideo > TabletsVideo > Microsoft y así sucesivamente).

Si deseas ajustar de forma más precisa la resolución y la calidad de los videos de salida, haz clic sobre el ícono del engranaje que se encuentra abajo a la derecha para que aparezca el panel de ajustes del Adapter y regula como mejor te parezca los valores de los menús desplegables QualityResolution (que puedes habilitar tildando la casilla junto a la entrada Preset). Como te lo he explicado anteriormente, cuanto más bajo sea el tamaño o la calidad del video, más liviano resultará el archivo final.

Para terminar, pulsa sobre el botón Convert y espera a que comience y finalice el proceso de conversión de los videos. Podría demorarse varios minutos, dependiendo de la duración de los films seleccionados y de la potencia del ordenador en uso.