Cómo potenciar la señal WiFi

Has comprado un nuevo router Wi-Fi para extender la señal de Internet por toda la casa pero, lamentablemente, por solo unos pocos metros la conexión de tu habitación no logra llegar hasta la cocina. Piensas que has desperdiciado tu dinero, ¿verdad? ¡Pero no es así! Existen distintas maneras con las que es posible potenciar la señal WiFi: algunas sin ningún tipo de costo y que requieren de un poco de imaginación, otras que implican desembolsar algo de dinero pero son más eficaces. Si estás de acuerdo, ahora te mostraré —según mi humilde opinión— cuáles son las mejores maneras para potenciar la señal WiFi.

¿Qué dices? ¿Que no eres muy ducho en informática y nuevas tecnologías y temes que las soluciones para potenciar la señal WiFi que estoy a punto de mostrarte sean demasiado complicadas para que tú solo las puedas poner en práctica? ¡Estás equivocadísimo! Al contrario de lo que parece, y más allá de lo que te puedas imaginar, potenciar la señal WiFi no es algo que solo pueden hacer los "geeks" informáticos. Para triunfar en tu cometido solo necesitas poner un mínimo de atención y concentración; confía en mí y verás que todo es como un juego de niños.

Si estás entonces realmente interesado en saber cómo hacer para potenciar la señal WiFi te sugiero que te tomes algunos minutos de tiempo libre, te pongas cómodo y te concentres en la lectura de este tutorial. Te recomiendo que analices con atención todos los métodos para potenciar la señal WiFi que estoy a punto de proponerte e intentes descubrir cuál es el más apto para tus necesidades y —algo que nunca se puede subestimar— para tu bolsillo. De una forma u otra, seguramente podrás resolver tu problema. ¡Te doy mi palabra!

Ubicación

Quizás te parezca una enorme tontería pero la primera cosa que te invito a probar para intentar potenciar la señal WiFi es cambiar la ubicación de tu router.

Por lo tanto, si todavía no lo has intentado, antes de seguir leyendo las siguientes líneas y evaluar y poner en práctica las otras soluciones que estoy a punto de darte para potenciar la señal WiFi, te invito a que pruebes posicionar tu router en un punto diferente de la casa, de forma tal de minimizar la distancia máxima al mismo cuando te conectas desde las zonas más lejanas a él. Lo ideal sería ubicarlo en el centro de tu casa.

Te recomiendo que si vas a cambiar la posición del router, intentes también ubicarlo lejos de muros, pisos y objetos metálicos, porque podrían constituir un obstáculo para tu red inalámbrica.

Para ayudarte en esta tarea puedes recurrir a la app WiFi SweetSpots, disponible para iPhone y Android, que funciona como un radar que mide la potencia de la señal inalámbrica en las diferentes zonas de la casa. Una vez que hayas movido el router, descarga y ejecuta la aplicación y luego verifica la potencia de la señal WiFi en las diferentes habitaciones para intentar descubrir cuál es la posición mejor para el dispositivo.

Canales de radio

Otra forma de intentar potenciar la señal WiFi es reducir las interferencias que hay en la red, una operación que puedes llevar a cabo accediendo al panel de control del router y cambiando el canal de radio que el mismo utiliza. A continuación te explicaré cómo hacerlo.

En primer lugar debes acceder al panel de control del router ingresando las direcciones 192.168.1.1 o 192.168.0.1 en el navegador (para más detalles puedes consultar mi guía sobre cómo entrar en el router), escribiendo la combinación de nombre de usuario y contraseña necesario para acceder a la página (habitualmente es admin/admin o admin/password) e identificando la sección del panel dedicada a la configuración del la red inalámbrica.

Lamentablemente no puedo darte instrucciones demasiado precisas dado que la estructura de los menús puede cambiar de router a router, de manera que deberás ingeniártelas tú mismo para identificar la opción correcta. De todas maneras, intenta identificar las secciones del panel de control que hagan referencia a la red inalámbrica (wireless) o a la WLAN.

Por ejemplo, en los modem Linksys para poder acceder a la sección correcta debes primero hacer clic sobre la pestaña Wireless ubicada en la parte superior y luego en la sección Basic Wireless Settings.

Identifica entonces el menú que permite seleccionar el canal Wi-FI y configúralo en un valor diferente al predeterminado. Yo te recomiendo el número 1 o el número  o el número 11 porque estos son los únicos que no se superponen entre sí, pero de todas formas deberías probar diferentes alternativas hasta encontrar el que menos interferencias tenga en tu caso.

A continuación, guarda los cambios que has realizado en la configuración del router haciendo clic sobre el botón Save Settings o Guardar cambios. Después de haber confirmado la aplicación de las modificaciones realizadas, puede que en algunos casos el router se reinicie de forma automática. Después del cambio de canal deberías notar una mejora inmediata en la cobertura de la señal inalámbrica.

En el caso de que siguiendo al pie de la letra mis instrucciones no hubieras logrado identificar la sección del panel de gestión de tu router que sirve para cambiar el canal WiFi utilizado, puedes buscar ayuda consultando el manual de usuario que habitualmente viene en la misma caja en la que se vende el producto. ¡Seguramente allí encontrarás toda la información que necesitas!

Si no tienes a mano el manual de usuario en papel del módem, puedes resolver este problema ingresando a la correspondiente sección de asistencia y soporte técnico del sitio web oficial del fabricante de tu dispositivo. A continuación encontrarás un listado de todos los principales fabricantes de routers con el vínculo a la página web de soporte técnico y asistencia correspondientes:

Allí encontrarás todos los manuales de todos los aparatos comercializados y te será indicado con lujo de detalles cómo hacer para acceder al panel de gestión del dispositivo y realizar diferentes modificaciones en la configuración del mismo.

Extensor "hazlo tú mismo"

Como ya te lo he demostrado, es posible potenciar la señal WiFi sin gastar casi nada. Basta con un poco de ingenio y algunos minutos de paciencia para obtener resultados no milagrosos pero sí bastante satisfactorios. Otra manera que tienes para potenciar la señal de tu red inalámbrica es poner en práctica el truco que estoy por mostrarte y que implica la construcción de un extensor "hazlo tú mismo".

Lo creas o no, todo lo que necesitas para potenciar la señal WiFi de tu router es una lata de 500 ml vacía (las grandes de las bebidas, para que me entiendas), un cuchillo (o un cúter) y cinta adhesiva de esa que se puede comprar fácilmente en una papelería o en las tiendas de bricolaje. El resultado final que obtendrás es una antena semicilíndrica que deberás poner encima de la antena del router para potenciar la señal.

Para construir este extensor —por así llamarlo— artesanal, lo primero que debes hacer es quitar el anillo de apertura de la lata y lavarla muy bien, de forma de quitar todo residuo de la bebida que contenía originalmente. Llegado a este punto, toma el cuchillo o el cúter, quita del todo la parte inferior de la lata (la que no tiene la abertura), y corta también la parte superior (la que tiene la abertura) cuidando sin embargo de dejar intacta su unión con el resto de la lata: la parte superior, de hecho, servirá como base para la antena y en su orificio deberás ubicar la antena del router.

A continuación, haz un corte todo a lo largo del cuerpo de la lata y ábrela, de manera de obtener una especie de antena semicilíndrica; pega luego dos cintas adhesivas junto a la abertura de la parte superior de la lata (en la parte que deberá ir apoyada sobre el router, y ahora será la parte inferior) y ubica la antena hecha en casa sobre el dispositivo, calzando la antena del aparato en el orificio de la lata.

El resultado final debería ser similar al objeto de la imagen que se encuentra más arriba.

Si alguno de estos pasos no te ha quedado claro, consulta también la versión original de la guía publicada en el sitio web WikiHow.

Repetidor de señal o Powerline

Si no eres muy bueno para el bricolaje o de todas formas necesitas alguna solución más profesional, puedes adquirir un repetidor de señal o pensar en adoptar la tecnología powerline.

Si no sabes de lo que estoy hablando, los repetidores de señal son estéticamente similares a los routers y permiten repetir fácilmente la señal inalámbrica que proviene de otros routers situados en las proximidades, de manera tal de llevar la conexión de Internet también a aquellas habitaciones de la casa a las que anteriormente no llegaba.

Tienen precios que generalmente están entre los 20,00 y los 50,00 euros y los hay de todos los tamaños. Se pueden adquirir en cualquier negocio de informática o en cualquier tienda online, como por ejemplo Amazon. Te he indicado algunos de los mejores en mi post Amplificador de señal WiFi: guía de compra.

Para configurarlos y utilizarlos es suficiente con conectarlos al ordenador mediante un cable de red (también llamado Ethernet) o conectándose a la red del repetidor desde el PC, abrir el navegador y dirigirse a su panel de control interno ingresando las direcciones 192.168.0.1 o 192.168.1.1 o aquella que aparezca indicada en el manual de instrucciones.

Durante el procedimiento de configuración inicial el repetidor de señal se ocupará de detectar todas las redes inalámbricas disponibles en las cercanías. Tilda entonces la casilla junto al nombre de la conexión de tu router inalámbrico, haz clic sobre el botón para seguir adelante y completa el procedimiento guiado ingresando la clave de protección de la red seleccionada y siguiendo los pasos en pantalla.

Una vez hecho esto tendrás la posibilidad de conectarte a Internet también en aquellas habitaciones que antes no estaban cubiertas por la señal Wi-Fi, utilizando la conexión configurada en el repetidor de señal. Esta conexión puede tener el mismo nombre que la conexión del router primario, una variante de su nombre con la leyenda EXT al final, o puede tener un nombre completamente distinto.

Si en cambio estás intentando en potenciar la señal WiFi en una casa con varias plantas o con muros muy gruesos, podrías recurrir al powerline. Se trata de un sistema que aprovecha la instalación eléctrica para llevar la red inalámbrica a toda la casa mediante adaptadores que se conectan a los tomas de corriente: de esta manera, cada toma se convierte en un punto de acceso para la red Wi-Fi.

Su precio comienza en alrededor de 30,00 euros para aquellos que no tienen soporte Wi-Fi y en unos 60 euros para los que permiten el acceso a las redes inalámbricas. También en este caso estos dispositivos se pueden comprar en tiendas especializadas en la venta de productos de electrónica o en Amazon u otras tiendas en línea. Para saber más y descubrir cuáles son los más convenientes que actualmente están disponibles en el mercado, te sugiero que leas mi guía sobre cómo funciona el Powerline.