Cómo extender la señal inalámbrica

Gracias a tu nuevo router inalámbrico finalmente puedes tener Internet en el ordenador, el smartphone, la tablet y la consola de videojuegos al mismo tiempo, sin necesidad de tener cables atravesando toda la casa. Sin embargo, hay una zona del hogar a la que la señal Wi-Fi no llega y no sabes cómo hacer para resolver el problema.

No te preocupes, no es necesario llamar al técnico ni gastar cantidades exorbitantes de dinero. Si no sabes cómo extender la señal inalámbrica déjame decirte que existen varias soluciones que puedes adoptar, algunas de ellas muy prácticas, otras un poco más elaboradas e ingeniosas, pero con el resultado siempre garantizado. Sigue los consejos que estoy a punto de darte y lograrás tener señal de Internet en toda tu casa.

La forma más eficaz para extender la señal inalámbrica es, sin lugar a dudas, la utilización de un repetidor de señal. ¿De qué se trata? Un repetidor de señal es un dispositivo con un aspecto prácticamente idéntico al de los clásicos routers Wi-Fi, que captura la señal del router Wi-Fi principal y la amplifica, de manera tal de llevarla a aquellos puntos de la casa a los que la señal original no llega con su potencia.

Los repetidores de señal no son caros y son bastante fáciles de configurar. Puedes encontrar muchísimos, de diferentes marcas y precios (desde 25 a 90 euros, dependiendo de su potencia y sus características), dándote una vuelta por Amazon, en la sección Informática > Dispositivos de red > Puntos de acceso inalámbrico. Para configurarlos y permitir que amplifiquen la señal inalámbrica a toda la casa, habitualmente basta con conectarlos a la corriente eléctrica y al ordenador, mediante un cable Ethernet cable de red.

A continuación, deberas insertar el disco de instalación en el PC y seguir el procedimiento guiado que aparece en pantalla. Durante este proceso se debe seleccionar la red Wi-Fi a repetir, ingresar la contraseña WPA y configurar otros ajustes correspondientes a la seguridad y a las propiedades de la conexión y ¡listo! Obviamente, para que el repetidor de señal llegue a capturar la señal del router Wi-Fi primario y pueda repetirla hacia aquellas zonas de la casa habitualmente no cubiertas, es necesario colocarlo en una ubicación estratégica, a mitad de camino entre el router y la habitación a la que se desea hacer llegar la señal inalámbrica.

¿No necesitas extender la señal inalámbrica demasiados metros y tienes un poco de tiempo libre? Entonces puedes probar cómo extender la señal inalámbrica siguiendo algunas simpáticas soluciones hazlo-tu-mismo que te he indicado anteriormente en mis guías sobre cómo potenciar la señal Wi-Fi y cómo amplificar la señal inalámbrica.

Se trata de crear antenas artesanales utilizando cartón, papel albal (también conocido como papel de aluminio) y unos pocos materiales más. Estas antenas deben ubicarse con cuidado sobre las antenas del router Wi-Fi para así obtener una leve mejoría en la potencia de la señal inalámbrica, que permitirá hacer llegar Internet allí donde antes la señal no llegaba o llegaba muy mal.

Finalmente, me gustaría señalarte que, cada tanto, las conexiones Wi-Fi no andan bien por culpa de las interferencias que hay en la transmisión de la señal. En estos casos, lo que hay que hacer es acceder al panel interno del router (abriendo el navegador e ingresando a la dirección 192.168.1.1 o a 192.168.0.1) y cambiar el canal inalámbrico desde el número actual a uno más alto (ej. 10 u 11). ¡Buena suerte!