Cómo extender la red WiFi

Con la propagación de los routers inalámbricos ya todos nos hemos habituado a usar ordenadores, smartphones, consolas para videojuegos y tablets a través de una conexión a Internet inalámbrica. Sin embargo, un solo router casi nunca alcanza para disfrutar la cobertura de la señal de Wi-Fi en toda la casa.

Apuesto a que tu también tienes un problema de este tipo y estás buscando una solución para expandir la conexión de Internet a todas las habitaciones sin tener que llamar al técnico. Bueno, ¡debes saber que has llegado al blog adecuado en el momento adecuado!

Estoy a punto de explicarte, de hecho, cómo extender la red WiFi de tu casa adoptando diferentes soluciones: algunas implican la compra de dispositivos para aumentar el radio de acción del módem/router y otras, en cambio, te permitirán resolver los problemas de señal de forma temporal o permanente actuando a nivel del software (es decir, sin necesidad de gastar dinero). Dependerá de ti elegir la solución que mejor se adapte a tus exigencias y utilizarla siguiendo las instrucciones que encontrarás a continuación. De todas formas, no te preocupes, resolverás el problema de la señal inalámbrica en tu casa de una forma mucho más sencilla de lo que te imaginas.

Cambiar el canal de la red Wi-Fi

Antes de gastar dinero y adquirir dispositivos para extender la red inalámbrica, intenta entrar al panel de configuración de tu router y cambiar el canal utilizado por la conexión Wi-Fi. De esta manera podrás resolver eventuales interferencias que afecten a la señal (ej. la superposición con las redes inalámbricas de los vecinos) y por lo tanto mejorar la recepción de le señal desde ordenadores, smartphones, tablets y otros dispositivos (incluidos también los repetidores de señal, de los que nos ocuparemos en el próximo capítulo del tutorial).

Para acceder al panel de configuración de tu router, abre el navegador que habitualmente utilizas para navegar por Internet (ej. Chrome, FirefoxSafari) e ingresa a la dirección 192.168.1.1 o a la dirección 192.168.0.1. A continuación, escribe la combinación de nombre de usuario y contraseña necesaria para acceder al panel (si no has establecido una personalizada, debería ser admin/adminadmin/password) y procura identificar la sección del menú correspondiente a la red inalámbrica.

Si con las direcciones que te he proporcionado no has logrado entrar al panel de configuración del router, averigua cómo encontrar la dirección IP del módem/router gracias al tutorial que he escrito sobre el tema. Si, en cambio, no recuerdas la combinación de nombre de usuario y contraseña a utilizar, procura resolver el problema siguiendo las instrucciones que encontrarás en mi guía sobre cómo ver la contraseña del módem/router.

Llegado a este punto, dirígete a la sección del panel correspondiente a la red inalámbrica y cambia el canal de la red a 1, 611 (los únicos canales de la banda de 2.4GHz que no se superponen entre sí). Si tienes un router de doble banda puedes intentar también modificar el canal de la red de 5GHz pero habitualmente este ajuste no es necesario.

En el desafortunado caso de que no pudieras encontrar la configuración correspondiente a la conexión Wi-Fi, lee el tutorial correspondiente a la marca del módem/router que utilizas. Debajo encontrarás aquellos que he publicado hasta ahora en el blog:

Además, te recomiendo que eches un vistazo a mi tutorial sobre cómo cambiar el canal Wi-Fi, en el que me he ocupado de una manera más detallada sobre el procedimiento para cambiar el canal de la red inalámbrica.

Repetidor (extensor) de señal

Si estás buscando una manera de extender la red WiFi, la mejor solución que puedes adoptar es instalar un repetidor de señal (también llamado extensor).

Los repetidores de señal son dispositivos que captan la señal inalámbrica del router principal y lo repiten en las áreas de la casa que no son alcanzadas por el mismo. Pueden tener formas y tamaños diferentes: aquellos más avanzados son idénticos a los routers Wi-Fi, mientras que los más económicos (y compactos) son simples adaptadores que se conectan a la corriente eléctrica.

Instalar los repetidores de señal es un verdadero juego de niños: basta ubicarlos en un punto "estratégico" de la casa —a mitad de camino entre la zona cubierta por la señal del router Wi-Fi y aquella a donde deseas extender la red— y conectarlos al PC con un cable de red para poder configurarlos. Muchos se pueden configurar directamente de forma inalámbrica pero, si es posible, es mejor hacerlo via cable para evitar pérdidas de tiempo innecesarias o problemas de conectividad durante la configuración inicial.

La configuración estándar de un repetidor de señal lleva unos pocos minutos. Se debe abrir el navegador e ingresar a la dirección del repetidor (ej. 192.168.1.1), y luego hay que seleccionar la opción para conectarse a una red existente y dejar que el dispositivo detecte las redes Wi-Fi disponibles.

Una vez seleccionada la red a repetir, basta con seguir las instrucciones en pantalla, configurar una contraseña para proteger la conexión del repetidor y ¡listo! Si encuentras problemas, consulta el manual de instrucciones del repetidor o léete mi guía sobre cómo configurar un acceso point y llevarás a cabo el procedimiento con éxito.

De forma alternativa, si tanto el módem como el repetidor soportan la tecnología WPS, puedes emparejar ambos dispositivos presionando el botón correspondiente en cada uno de ellos.

Los repetidores se pueden adquirir en cualquier negocio de informática o en Internet. Sus precios comienzan en torno a los 20 euros. Aquí tienes algunos de los más interesantes actualmente disponibles en Amazon.

Si deseas más consejos sobre que repetidor de señal comprar, intenta echar un vistazo a mi guía de compras dedicada a los amplificadores de señal WiFi.

Repetidores portátiles multifunción

Si nunca has escuchado hablar de ellos, los dispositivos a los que me refiero son pequeñas "cajitas" alimentadas por baterías que funcionan como repetidores de señal para las redes Wi-Fi existentes o para transformar redes cableadas en redes inalámbricas, como hubs para compartir en red archivos que se encuentran en una memoria USB o en una microSB, y generalmente también como baterías de emergencia para smartphones y tablets. Sus precios no son exorbitantes, si tomamos en cuenta lo que ofrecen. Aquí tienes algunos ejemplos.

Adaptadores Powerline

Los adaptadores Powerline cumplen funciones similares a las de los repetidores de señal pero aprovechan una tecnología completamente diferente: la de las ondas portadoras. En pocas palabras, son adaptadores (normalmente vendidos de a pares) que se conectan a las tomas de corriente de la pared y llevan la señal de Internet de una parte a otra del hogar aprovechando los cables de la instalación eléctrica. No son todos inalámbricos; los más económicos de hecho solo soportan la ampliación de la red mediante cable Ethernet.

Otra cosa que se debe tener en cuenta es que los adaptadores Powerline pueden resultar bastante molestos dado que suelen ocupar completamente el toma al que se conectan. Para evitar este problema es posible adquirir adaptadores Powerline con toma pasante que tienen un toma en su interior y por lo tanto permiten "recuperar" el toma al que han sido conectados (y así poder utilizarlos para alimentar a otros aparatos).

Independientemente de su forma y de sus dimensiones, los adaptadores Powerline son muy sencillos de instalar. Basta con conectar el adaptador principal a la corriente eléctrica en la misma habitación en la que se encuentra el router y comunicar ambos dispositivos mediante un cable de red (también llamado Ethernet). A continuación se debe conectar el adaptador secundario en la habitación en la que se desea distribuir la señal de Internet y presionar el botón que sirve para establecer la conexión entre los dos dispositivos Powerline.

Para configurar la contraseña y el nombre de la red inalámbrica generada por un adaptador Powerline con soporte para Wi-Fi solo hay que ingresar con el navegador a la dirección especificada en el manual (ej. dispositivo.local) y operar de la misma manera que se hace con los routers inalámbricos. Para más información al respecto te invito a consultar mi post sobre cómo funciona el Powerline en el que te he explicado en detalle cómo configurar los dispositivos de este tipo.

En cuanto a los precios, los adaptadores Powerline son algo más costosos que los repetidores de señal, pero esto no significa que no se puedan hallar modelos accesibles. Aquí tienes una lista de adaptadores Powerline, tanto Ethernet como Wi-Fi, que debería ayudarte a tener un panorama más claro de la situación.

Extender la red inalámbrica con el ordenador

Si no deseas gastar dinero pero necesitas extender la red WiFi para conectar una consola de videojuegos u otros dispositivos a Internet, puedes convertir cualquier ordenador portátil en un repetidor de señal. ¿De qué manera? Te lo explico de inmediato.

Windows 10

Si utilizas Windows 10, puedes extender tu red Wi-Fi con el PC sin necesidad de instalar aplicaciones de terceros. Todo lo que debes hacer es tomarte cinco minutos de tiempo libre y seguir las instrucciones que encontrarás a continuación:

  • Abre el símbolo de sistema;
  • Ingresa el comando NETSH WLAN show drivers y asegúrate que en la respuesta que arroja el sistema esté presente la leyenda Red hospedada admitida: sí. Si en la respuesta visualizas la entrada "Red hospedada admitida: no" significa que tu tarjeta de red no soporta la compartición de la conexión Wi-Fi y por lo tanto no puedes seguir adelante (deberás probar con el software que te indico en el siguiente capítulo del tutorial);
  • Ingresa el comando NETSH WLAN set hostednetwotk mode=allow ssid=nombre key=llave donde en lugar de nombre y llave deberás escribir el nombre que deseas asignar a la red Wi-Fi compartida y la contraseña necesaria para acceder a ella;
  • Escribe el comando NETSH WLAN start hostednetwork para activar la función de compartición de la red;

  • Haz clic sobre el botón Inicio de Windows, busca los términos "conexiones de red" en el menú que se abre y selecciona la entrada Ver conexiones de red de los resultados de la búsqueda;
  • En la ventana que se abre, selecciona la conexión que deseas compartir (ej. Conexión de área local) con el botón derecho del ratón y selecciona la entrada Propiedades del menú que aparece;
  • En la ventana que entonces se abrirá selecciona la pestaña Uso compartido, activa las opciones Permitir que los usuarios de otras redes se conecten a través de la conexión a Internet de este equipo y Permitir que los usuarios de otras redes controlen o deshabiliten la conexión compartida a Internet y selecciona el nombre del adaptador de red a utilizar para compartir (ej. Wi-Fi) desde el menú desplegable Conexión de red doméstica.

¡Misión cumplida! Ahora haz clic sobre el botón Aceptar y deberías poder conectarte a la red "repetida" por tu ordenador. El procedimiento vale tanto para los ordenadores portátiles como para los PC de escritorio que cuentan con una tarjeta de red inalámbrica (tarjeta que a su vez debe soportar la compartición de la red).

A continuación, para activar o desactivar la red compartida, deberás abrir el Símbolo de sistema y escribir los siguientes comandos: NETSH WLAN stop hostednetwork para terminar la compartición y NETSH WLAN start hostednetwork para reactivarla. Si alguno de estos pasos no te quedó claro, consulta mi guía sobre cómo usar el PC como hostpot.

Windows 7/8/10

Usando el pequeño programa gratuito Virtual Router puedes convertir cualquier PC equipado con Windows 7 y sucesivos en un repetidor inalámbrico. ¿Cómo funciona? Es realmente muy sencillo.

Una vez descargado e instalado en tu PC el Virtual Router (basta ejecutar el archivo descargado y hacer clic siempre en Next para completar la instalación), el programa te permitirá expandir la señal inalámbrica del router principal simplemente abriéndolo, ingresando una contraseña para proteger la red Wi-Fi en el campo Password y haciendo clic sobre el botón Start Virtual Router.

Mientras tengas el portátil encendido con el programa funcionando, la red Wi.Fi será extendida a otras áreas de la casa como si estuvieras utilizando un repetidor de señal (aunque, hay que decirlo, con un radio de acción menor). Facilísimo, ¿no?

Si algún paso no te ha quedado claro y/o deseas información más detallada sobre cómo usar el PC como hostpot Wi-Fi, léete el tutorial que le he dedicado al tema.

Mac

Si utilizas un Mac puedes compartir una conexión Wi-Fi de manera de volverla una conexión cableada o viceversa (obviamente en el caso de un modelo de Mac que cuente con un puerto Ethernet).

Para utilizar la función de compartición de la red del macOS, abre las Preferencias del sistema y dirígete a Compartir. En la ventana que se abre, selecciona la entrada Compartir Internet que se encuentra en la barra lateral de la izquierda y elige la conexión a compartir (Wi-Fi o Ethernet) mediante el menú desplegable Compartir conexión desde.

Cuando hayas completado esa operación, tilda la casilla junto a la entrada Wi-Fi para compartir una red cableada en modo inalámbrico o la casilla junto a la entrada Ethernet para hacer a la inversa. Selecciona entonces la opción Compartir Internet y haz clic sobre el botón Iniciar para crear tu hotspot.

Si estás compartiendo la conexión en modo inalámbrico puedes configurar la clave de protección para la red Wi-Fi haciendo clic sobre el botón Opciones de Wi-Fi... ubicado abajo a la derecha.