Cómo extender el WiFi

Resígnate: es inútil que intentes mover otra vez el router de un lado al otro de la habitación. La señal Wi-Fi es demasiado débil como para cubrir todas las áreas de la  misma. Si quieres resolver esta cuestión de una vez por todas, y de forma seria, deberás adquirir un dispositivo para extender el WiFI y ubicarlo cerca de las habitaciones donde la conexión de Internet no llega o llega demasiado débil.

Te aseguro que se trata de aparatos que puede utilizar cualquiera, incluso tú, que no eres demasiado ducho con la tecnología, y que además no son muy caros. Digamos que con una inversión de entre 20 y 50 euros deberías poder resolver con éxito todos tus problemas de conectividad. Lo importante es elegir cuidadosamente el dispositivo a adquirir y configurarlo de la forma adecuada.

¿Qué dices? ¿Quieres que te dé una mano para hacerlo? Pero claro, para mí es un placer. Aquí debajo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre los repetidores de señal y los adaptadores Powerline, los mejores aparatos que existen hoy para replicar la señal de las redes inalámbricas. Además, te daré algunos "tips" para, de ser necesario, convertir tu PC en un repetidor inalámbrico y así poder llevar la señal de Internet a las habitaciones del hogar a las que habitualmente no llega. ¡Buena lectura!

Extender el WiFi con los repetidores de señal

Como lo sugiere de una forma bastante clara su nombre, los repetidores de señal son dispositivos que permiten capturar la señal de una red inalámbrica y extenderla hacia áreas a las que, habitualmente, la misma no llega.

Pueden tener un aspecto muy similar al de los módems/routers tradicionales o pueden ser pequeños adaptadores que se conectan directamente al toma corriente. Su precio generalmente está comprendido entre los 20 y los 50 euros y son muy fáciles de configurar.

Para activar un repetidor de señal, basta de hecho ingresar a su panel de administración interno (conectando el aparato al PC mediante un cable de red y mediante la red Wi-Fi) y seguir el cómodo procedimiento de configuración inicial, durante el cual solo se debe elegir la red que se desea extender y escribir su contraseña de acceso.

De forma alternativa, si el módem/router desde el que proviene la señal inalámbrica soporta la tecnología WPS (Wi-Fi Protected Setup), es posible también configurar el repetidor con solo presionar el botón dedicado al WPS en ambos dispositivos. Se trata de un procedimiento sin dudas sencillo y cómodo, pero yo no lo aconsejo, es más, recomiendo desactivar completamente el WPS desde el módem, por los varios problemas de seguridad que conlleva, problemas de los que te he hablado en el post de cómo poner contraseña al WiFi.

Los repetidores de señal —así como los módems/routers Wi-Fi— pueden tener radios de acción variables (dependiendo de la potencia de sus antenas). En todo caso, para obtener el mejor resultado siempre es aconsejable ubicarlos a "mitad de camino" entre la zona de la casa (o de la oficina) a la que se desea extender la conexión de Internet y la zona donde la señal del router principal todavía es potente.

Si deseas tener una mejor ida sobre el aspecto de los repetidores de señal y sus precios, date una vuelta por Amazon y, sobre todo, echa un vistazo a mi guía de compras sobre los amplificador de señal WiFi, en la que encontrarás dispositivos para todos los gustos y todos los bolsillos.

Existen también dispositivos multifunción que sirven como cargadores externos para smartphones y tablet, hubs multimedia para compartir archivos al interior de la red local y repetidores de señal. Su costo generalmente es inferior a los 50 euros y —te lo aseguro— suelen ser muy útiles. Si eres una persona que viaja mucho o que habitualmente está fuera de casa por motivos de estudio o de trabajo, te recomiendo que compres alguno sin dudarlo (por ejemplo, el RAVPower FileHub RP-WD02).

Extender el WiFi con adaptadores Powerline

Si vives en una casa con muros demasiado gruesos o que tiene varias plantas, podrías optar por otro tipo de dispositivos que permite extender el WiFi, un poco más caros que los repetidores de señal pero también más eficaces. Me refiero a los adaptadores Powerline que utilizan la tecnología de las ondas portadoras para transmitir los datos a lo largo de la red eléctrica de la casa.

¡Sí, has leído bien! Utilizando este tipo de adaptadores —los cuales en general se venden de a pares— puedes utilizar la instalación eléctrica de tu casa para transmitir a través de ella la señal de Internet y saltear todos los obstáculos que normalmente bloquean la difusión de las redes Wi-Fi, como por ejemplo las paredes demasiado gruesas.

Los adaptadores Powerline son incluso más fáciles de configurar que los repetidores de señal. Basta conectarlos a la corriente eléctrica (el adaptador primario se debe ubicar en la misma habitación del módem/router y se conecta a él mediante un cable Ethernet; el adaptador secundario se instala, en cambio, en la habitación a la que se desea extender la señal inalámbrica), presionar el botón de emparejamiento presente en cada uno de ellos y ¡listo!

Su precio varía entre los 25 y los 60 euros, dependiendo del modelo elegido. Existen adaptadores Powerline sin soporte de Wi-Fi (que distribuyen la señal de Internet solo a través de un cable de red), otros que soportan Wi-Fi y otros que también cuentan con un toma pasante en su interior para permitir la conexión de otros aparatos a la toma eléctrica en uso.

Para saber más, léete mi guía sobre cómo funciona el Powerline. Para tener una idea más clara del precio de estos dispositivos, en cambio, date una vuelta por Amazon.

Nota: para que los adaptadores Powerline funcionen correctamente, la instalación eléctrica de la casa debe estar en buen estado. No es estrictamente necesario que haya sido construida recientemente pero eso seguro que ayudará. Recuerda además que los adaptadores deben estar conectados a tomas que formen parte del mismo diferencial o disyuntor (si la instalación eléctrica está divida en varias "zonas", el adaptador primario y el adaptador secundario deben estar conectados a tomas de la misma "zona").

Extender el WiFi con el ordenador

Si necesitas extender una red inalámbrica solo unos pocos metros y solo de forma temporal, puedes ahorrarte el dinero necesario para adquirir un repetidor de señal o un adaptador Powerline y utilizar tu ordenador como repetidor. Todo lo que necesitas es un portátil o un PC que tenga soporte inalámbrico y un sistema operativo reciente, como Windows 7 y (sucesivos) o Max OS X.

  • Si tienes un ordenador equipado con el sistema operativo Windows, lo único que tienes que hacer es instalar la aplicación gratuita Virtual Router, iniciarla y crear tu propia red inalámbrica extendida eligiendo el nombre (SSID) y la contraseña (Password) que deseas utilizar. Asegúrate además que en el menú desplegable Shared connection esté seleccionada la entrada Conexión de red inalámbrica y haz clic sobre el botón Start Virtual Router para iniciar la repetición de la señal de Wi-Fi.
  • Si tienes un Mac, simplemente dirígete a las Preferencias del sistema y haz clic sobre el ícono Compartir. A continuación, selecciona la entrada Compartir Internet que se encuentra en la barra lateral de la izquierda, elige en el menú desplegable Compartir conexión desde el tipo de conexión que deseas compartir (es decir Wi-Fi) y tilda las casillas junto a las entradas Wi-Fi y Compartir Internet. Haz clic entonces sobre el botón Opciones de Wi-Fi... para configurar una contraseña de acceso a la red inalámbrica que vas a generar y haz clic sobre el botón Iniciar para comenzar a repetir la señal de Wi-Fi.

Así tendrás una nueva red inalámbrica, con un radio de acción limitado pero en perfecto funcionamiento, a la que podrás recurrir para llevar la conexión de Internet hasta una habitación que habitualmente no es alcanzada por la señal del router. Si alguno de los pasos de la guía no te ha quedado claro, en mi tutorial sobre cómo usar el PC como hotspot encontrarás más información sobre los dos procedimientos que acabo de describirte.