Cómo configurar un access point

El uso de las conexiones a Internet inalámbricas hoy en día ya es una cuestión cotidiana. La gran mayoría de los usuarios dispone de hecho de un router Wi-Fi, gracias al cual se pueden conectar a Internet numerosos dispositivos simultáneamente con el añadido de poder disfrutarlos sin recurrir a los siempre incómodos cables. No todos, sin embargo, cuentan con un módem inalámbrico y no siempre alcanza con un solo router para tener cobertura de señal Wi-Fi en toda la casa. Si estás pensando en resolver este tema y si recientemente has echado un vistazo a mi artículo Repetidor de señal WiFi: guía de compra estoy seguro de que te gustará leer las siguientes líneas para poder averiguar cómo configurar un access point (también conocido por su nombre en español, punto de acceso).

Los access points son dispositivos de un aspecto similar al de un clásico router Wi-Fi (o incluso al de un router de los antiguos sin soporte inalámbrico) que permiten disfrutar de una conexión inalámbrica, incluso en el caso de que se disponga de un módem para red por cable, y permiten también extender la señal del Wi-Fi emitido por el router de forma tal de hacerlo llegar a esos puntos de la casa donde la señal original a priori no llega (en este último caso hablamos de "repetidores" o "range extenders").

Aunque pienses lo contrario, configurar un acceso point no tiene nada de complicado. Todo lo que necesitas es una buena dosis de atención, un mínimo de trabajo y algunos minutos de tiempo libre. Si tu intención entonces es configurar un access point, te sugiero que te concentres en la lectura de las siguientes líneas. Cuando termines, estoy seguro de que acordarás conmigo en que se trataba de una operación verdaderamente sencilla.

Configurar un access point para conectarse por Wi-Fi con el módem

¿Tienes un módem que no tiene soporte Wi-Fi y te gustaría asociarlo a un access point para compartir la conexión de Internet en modo inalámbrico? No hay problema. Todo lo que tienes que hacer es conectar el access point al módem mediante un cable de red (o ethernet) y configurar el dispositivo correctamente.

Cómo conectar el módem y el access point

Lo primero que debes hacer es asegurarte que el módem que tienes esté encendido, en funcionamiento y listo para navegar por la red. Verifica entonces que el módem esté conectado a la corriente eléctrica y a la línea telefónica. Si el módem cuenta con un botón de encendido controla que el mismo esté activado, caso contrario presiona el mismo para que el dispositivo entre en funcionamiento.

Una vez hecho esto toma el access point, procúrate un cable ethernet y conecta una de sus extremos al puerto WAN del dispositivo. A continuación, toma el otro extremo del cable de red y conéctalo a uno de los puertos ethernet del módem. Presiona el botón de encendido de tu access point y espera algunos instantes a que las luces presentes en el dispositivo dejen de parpadear.

Luego, identifica en tu ordenador la red Wi-Fi generada por el access point. Si dispones de un ordenador con Windows, haz clic sobre el ícono que indica la potencia de la señal inalámbrica presente en la parte inferior derecha de la barra de tareas (junto al reloj), identifica el nombre de la red Wi-Fi y haz clic sobre el botón Conectar. En caso de que se te pida, ingresa la contraseña correspondiente para acceder a la red. Si dispones de un Mac, haz clic sobre el ícono que representa la potencia de la señal inalámbrica ubicado en el ángulo derecho de la barra de menús, identifica el nombre de la red inalámbrica generada por el access point y haz clic sobre ella con el cursor del ratón. También en este caso, si se te fuera solicitada, ingresa la contraseña para acceder a la red. Para saber qué contraseña debes utilizar, intenta echar un vistazo a la etiqueta que encontrarás adherida en el dispositivo, o en el menú de usuario del access point incluido en la caja del mismo.

Cómo configurar el access point

Ahora ocúpate de acceder al panel de control de tu access point de manera tal de configurarlo de acuerdo con los parámetros de tu conexión a Internet y así poder utilizarlo para poder navegar de forma inalámbrica. Para acceder al panel de control del access point tienes dos opciones: utilizar el navegador web o eventualmente recurrir al programa correspondiente provisto por el fabricante del dispositivo.

Si prefieres configurar el access point utilizando el navegador web, ingresa en la barra de direcciones de tu programa de navegación preferido la dirección IP del dispositivo y luego presiona la tecla Enter en el teclado del ordenador.

Para descubrir la dirección IP del access point prueba echar un vistazo a la parte posterior del dispositivo, donde deberías encontrar adherida una etiqueta con la dirección impresa. Si no fuera así puedes intentar echar un vistazo al manual de usuario del access point que viene en la caja del mismo. De todas formas, habitualmente la dirección IP que debes utilizar para configurar el access point es 192.168.0.1, 192.168.1.110.1.1.1.

Toma en cuenta además que al momento de acceder al panel de configuración del access point puede que se te solicite ingresar un nombre de usuario y una contraseña. Generalmente, la combinación que debes utilizar es admin/adminadmin/password pero en algunas circunstancias es necesario utilizar otros datos. En ese caso, puedes echar otro vistazo al manual de usuario del aparato para encontrar la combinación correcta.

Si en cambio prefieres configurar el access point utilizando el programa provisto por el fabricante del dispositivo, te bastará con insertar en el ordenador el disco de instalación correspondiente que viene en la caja del aparato, iniciar la instalación del software y esperar a que la misma finalice. A continuación, haz doble clic sobre el ícono del programa para configurar el access point que acaba de añadirse a la lista de aplicaciones varias disponibles en tu ordenador.

Ahora, dado que los paneles de configuración cambian dependiendo de la marca y del modelo del access point, será tarea tuya ingeniártelas para encontrar la pantalla en donde se encuentran los ajustes de la conexión a Internet (generalmente se encuentran en la sección Internet) y de la red Wi-Fi a crear (habitualmente basta con dirigirse a la sección Network).

Llegado a este punto, si en nuestra red hay un servidor que proporciona automáticamente las direcciones es suficiente con habilitar el DHCP para el puerto WAN también en el access point, realizando esta configuración en el panel de gestión del dispositivo. En caso contrario, se debe configurar el modo Estático en el panel de control del access point y establecer un IP manual ingresando los valores correctos en los campos Puerta de enlaceGateway (corresponde a la dirección del router conectado a Internet). Subnet maskMáscara de subred (generalmente es 255.255.255.0), IP addressDirección IP (corresponde a la dirección del access point al interior de la red LAN) y DNS (corresponde a los servidores DNS que se desea utilizar).

Si estás conectando tu módem a un router Wi-Fi (ej. el AirPort Extreme de Apple), para que la comunicación entre los dos dispositivos funcione correctamente deberás entrar en el panel de configuración del módem, configurar su modo de operación en Bridgedesactivar el DHCP en el mismo. Asegúrate, además, que los parámetros VPIVCI relativos a la conexión de Internet estén configurados correctamente (generalmente se utilizan los parámetros VPI 8VCI 55).

En cuanto a la contraseña de acceso a la red inalámbrica, te recomiendo que utilices una clave del tipo WPA2/AES muy extensa y que no tenga ningún sentido literal. Puedes profundizar más sobre el tema consulta mi guía sobre cómo ponerle contraseña a la red inalámbrica.

Verificar el funcionamiento del access point

Llegado a este punto ya has terminado el procedimiento básico para configurar un access point y finalmente puedes intentar navegar en Internet aprovechando tu conexión inalámbrica recién creada.

Para verificar que todo haya salido bien, asegúrate que en el panel de configuración del access point aparezca indicada una conexión a Internet en funcionamiento, que haya una red inalámbrica creada y que las luces del dispositivo estén encendidas y sean de color verde.

A continuación, intenta escribir www.geekfordummies.com en la barra de direcciones de tu navegador preferido y luego presionar Enter. Si mi sitio se carga correctamente, puedes cantar victoria: ¡has logrado configurar tu access point!

Configurar un access point para extender la red Wi-Fi

Si lo que quieres es configurar un access point para extender una red Wi-Fi existente, toma el dispositivo (que para ser más correctos ahora deberíamos llamar "repetidor" o "extensor de señal"), conéctalo a una toma de corriente y ubícalo en una posición estratégica: a mitad de camino entre el router y la zona de tu casa a la que deseas que llegue la señal inalámbrica.

Una vez hecho esto, para configurar el access point conecta el dispositivo al ordenador mediante un cable ethernet o conéctate a su red desde el PC. A continuación, abre el navegador y dirígete al panel de control del access point ingresando en la barra de dirección 192.168.0.1 o la dirección indicada en el manual de instrucciones, por ejemplo mywifiext.net.

Toma en cuenta que durante el proceso de configuración inicial el access point detecta todas las redes inalámbricas disponibles en las cercanías. Tilda entonces la casilla junto al nombre de la conexión que corresponde a tu router inalámbrico, haz clic en Siguiente/Conectar y completa el procedimiento guiado ingresando la clave de acceso para la red seleccionada y siguiendo las instrucciones que aparecen en pantalla.

En solo unos pocos minutos habrás completado el procedimiento de configuración del access point y deberías poder conectarte a Internet incluso en las habitaciones que anteriormente no estaban cubiertas por la señal Wi-Fi, utilizando la nueva red inalámbrica.

El nombre de la red inalámbrica generada por el access point puede ser el mismo que el de la conexión del router primario, un nombre similar con una variante (por ejemplo con el sufijo EXT) o puede ser completamente diferente.

Métodos de configuración alternativos

Si has adquirido un repetidor Wi-Fi reciente, muy probablemente el mismo tendrá soporte para la tecnología WPS. Esto significa que, si tu router también soporta esa tecnología, podrás comunicar ambos dispositivos y extender tu red Wi-Fi simplemente presionando el botón del WPS tanto en el router como en el range extender.

En lo que respecta a los discos de instalación que habitualmente son proporcionados junto a los repetidores Wi-Fi, en la mayoría de los casos resultan innecesarios (para configurar los repetidores basta, de hecho, seguir el procedimiento que acabo de indicarte). De todas formas, si encuentras dificultades a la hora de configurar tu range extender, puedes intentar utilizarlos.

Adaptadores Powerline

Si vives en una casa muy grande o con muros demasiado gruesos, podrías tener problemas para extender la señal Wi-Fi incluso utilizando un range extender. En caso como esos, yo recomiendo utilizar adaptadores Powerline, unos adaptadores (vendidos generalmente de a pares) que utilizan la tecnología de ondas portadoras para transmitir los datos mediante la red eléctrica de la casa.

En otras palabras: conectando uno de estos dispositivos a una toma de corriente y al router (mediante un cable ethernet), puedes llevar la señal de Internet a cualquier otro punto del hogar. Todo lo que debes hacer es ubicar otro adaptador en la habitación donde habitualmente la señal de Internet no llega y presionar el botón de emparejamiento en el adaptador Powerline primario.

La señal puede distribuirse a cualquier distancia sin casi perder velocidad (a menos que la instalación eléctrica de la casa sea muy antigua). Sin embargo, es importante saber que no todos los adaptadores Powerline son inalámbricos: el soporte para Wi-Fi está incluido solamente en los más avanzados; los otros solo permiten conectar dispositivos a través de un cable ethernet.

Para saber más y descubrir cuáles son los adaptadores Powerline más interesantes que se venden actualmente, léete mi tutorial sobre cómo funciona el Powerline.

Access Points portátiles

Para finalizar, te cuento que en caso de necesidad puedes transformar tu smartphone en un access point inalámbrico aprovechando la función de tethering. También quiero mostrarte algunos de los access points portátiles actualmente disponibles en el mercado. Se trata de dispositivos alimentados por baterías que pueden funcionar como repetidores Wi-Fi, como access points para convertir conexiones por cable en conexiones inalámbricas (una característica muy útil en hoteles u otros lugares donde habitualmente solo hay disponibles conexiones por cable), y como hub para compartir archivos almacenados en su tarjeta de memoria o en memorias USB externas. Aquí tienes algunos de los más interesantes: